h1

Avances

diciembre 22, 2009

La compañía tenía valor. De eso no había duda. A pesar de la diferencia en el número de efectivos, estaban dispuestos a morir. Todos sabiamos que no pasariamos la Navidad con nuestras familias. Quimeras. Sueños. La nieve cubría nuestras esperanzas. Últimas voluntades antes del enfrentamiento definitivo. La sangre no dolía. El frío ardía en nuestros corazones. La vida escapaba a mejor escenario. Veinte supervivientes dispuestos a entregar su vida por el resto de su división. El teniente da las últimas órdenes. No son necesarias. El destino se escribe en tierra manchada de sangre. Un último aliento. El enemigo se abalanza sobre nosotros. Morir o matar. Un disparo. Dos, Tres. Las explosiones quiebran mi alma. Es el final…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: