h1

Zoológico

febrero 4, 2010

Las órdenes eran precisas. La unidad debía liquidar, sin desperdiciar munición, a todos los animales del zoo. No comprendía bien el motivo. Intuía que en caso de que los animales salvajes escaparan, la ciudad quedaría sumida en un nuevo caos, más allá de la propia invasión y los bombardeos. Dispusimos el mapa y dividimos los objetivos. De certeros disparos en la sien, fuimos liquidando uno a uno los animales salvajes ¿Eran ellos los salvajes?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: